HASTA AQUÍ HE LLEGADO…O…MI CURRICULUM INFORMAL

Cuando en algunas ocasiones, me piden que hable acerca de las etapas más importantes de mi camino profesional, me pierdo un poco.

Muchas veces me encontré en situaciones en las que un suceso casual cambiaba totalmente mi vida.

A estas alturas (45 añitos tengo) empiezo ver que la providencia o el destino (llámalo como quieras), siempre me llevaba exactamente en la dirección y hacia el objetivo que yo estaba buscando.

 

AQUÍ puedes leer mi CURRICULUM FORMAL

Empece a practicar el yoga a los 19 años de edad – en 1991 (estilos Ashtanga-Vinyasa, Yoga Aiengar, Yoga Dhirendra Brahmachari, Yoga-Védi etc.).

En 1996 me licencie en la Universidad Estatal Rusa de Hidrometeorología de St.Petersburgo con la especialidad “ingeniería medioambiente y ecología“. Cursé 3 años de estudios postgraduados. Tengo varios artículos y publicaciones sobre mis investigaciones en el área de elaboración estadística de los datos meteorológicos, cronobiología humana, dietética y fitoterapia.

Tengo titulo de “psicóloga-analítica” de la Universidad Europea de conocimiento humano (UNESCO).

Mi experiencia como profesora empezó en 1997 en departamento de rehabilitación de la Clínica Urbana de St.Petersburgo como “profesora de hatha-yoga para mujeres”.

Perfeccionando mis estudios y conocimientos terminé varios cursos (acupuntura, reflexología humana, fitoterapia) en el centro médico-diagnóstico “EL PROGNÓSTICO”, donde trabajé durante 3 años como “consultora de cronobiología, dietética y fitoterapia“.

Desde el año 2002 imparto clases de Yoga en Alicante (centros: “El Corazón Verde”, “Centro de belleza y salud integral Rosa Beneyto Reina”, academia de estética “Galera”, como nutricionista en el centro de adelgazamiento “Rosana”)

Experiencia como practicante y profesora de Yoga:

1991 – practicante y alumna de escuela Raja-Yoga (yoga de meditación). Prácticas de meditación, concentración, mantras y mudras.

1991 – 1994 – practicante y alumna de escuela Yoga Iyengar. Niveles – Principiante, Intermedio, Avanzado.

1993 – 1994 – cursos de cronobiología, dietética y fitoterápia en el centro médico-diagnóstico “EL PROGNÓSTICO” (St,-Petersburgo)

1993 – 1996 – participación en varias investigaciónes sobre los efectos fisiológicos de Yoga en el organismo humano (centro médico-diagnóstico “EL PROGNÓSTICO” (St,-Petersburgo)

1994 – 1997 – consultora de cronobiología, dietética y fitoterapia en el centro médico-diagnóstico “EL PROGNÓSTICO” (St,-Petersburgo)

1994 – 1995 – practicante y alumna de escuela Ashtanga Vinyasa Yoga.

1994 – 1997 – curso de Yoga para los profesores en el departamento de rehabilitación de la Clínica Urbana de St.Petersburgo.

Asignaturas: – yoga sutras (de Patanjali, Gheranda Samhita etc.)
– hatha-yoga (asanas),
– desarollo de las secuencias de los asanas,
– fisiología,
– anatomia en movimiento,
– fisiología de respiración,
– tecnicas de meditación y concentración,
– prácticas de purificación (kriyas)

1995 – seminario para los profesores y practicantes avanzados impartido por maestro Sricharan Faeq Biria (discípulo directo de B.K.S.Iyengar) en Moscú.

1996 – cursos intensivos de acupuntura y reflexología humana en el centro médico-diagnóstico “EL PROGNÓSTICO” (St,-Petersburgo)

1997 – título de profesora de Yoga otorgado por el departamento de rehabilitación de la Clínica Urbana de St.Petersburgo.

1997 – 2001 – profesora de “Hatha-Yoga para mujeres” en el departamento de rehabilitación de la Clínica Urbana de St.Petersburgo.

1999 – curso Meditación Vipassana. Moscú.

2002 – 2006 – profesora de Yoga en Alicante (centros: “El Corazón Verde”, “Centro de belleza y salud integral Rosa Beneyto Reina”, academia de estética “Galera”)

2003 – seminario para los profesores y practicantes avanzados impartido por maestro Bal Mukund Singh (discípulo directo de Dhirendra Brahmachari) en St.-Petersburgo.

2006 hasta actualidad – profesora de Yoga en la clínica de fisioterapia y osteopatía “NaturOla” (Alicante, Playa San Juan

A los 18 años fue la primera vez que pensé en mejorar mi salud y mantenerla durante muchos años. (Por cierto, si quieres saber más sobre esta etapa de mi vida, lee mi post “La búsqueda de la eterna juventud…o…¿Por qué empecé hacer Yoga?“)

Mis problemas de espalda y la absoluta falta de flexibilidad, me impulsaron a la búsqueda de algún método que me permitiera no sólo eliminar el dolor de mi espalda (encorvada en aquella época), sino también preservar las buenas condiciones físicas de mi cuerpo el mayor tiempo posible.

A los 18 años yo era una escéptica absoluta.

Después del colegio, ingresé en la Universidad de las Tecnologías Químicas, donde estudié durante un año, me di cuenta de que no era lo mío y solicité plaza en la Universidad de las Ciencias Medioambientales en la facultad de “ingeniería medioambiental”.

Allí estudié durante 5 años. Obtuve mi diploma en 1996.

Incluso me matriculé en el curso de Posgraduado, donde estudié dos años y publiqué varios artículos sobre los métodos y resultados de la elaboración estadística de las mediciones meteorológicas.

En aquellos tiempos cuando era una estudiante, sucedieron los cambios totales en mi vida.

Un giro de 180 grados.

Debo decir, que mi búsqueda de “salud” me llevaba a sitios y compañías bastante “raras”, aunque allí, a veces, conocía a personas realmente extraordinarias.

¡La cantidad de remedios y métodos que probé en aquellos recorridos locos!…Para escribir un libro.

Hice de todo. Las dietas extremas, ayunos largos, artes marciales orientales, suplementos alimenticios, prácticas energéticas…y… SÍ, también, practiqué eso de echarme encima un cubo de agua helada (no te rías, es una terapia muy estimulante 😆 …jejejeje).

Sólo gracias a mi mente crítica no me empantané en todos estos mundillos esotéricos y aventuras alocadas.

Cuando empecé a practicar el yoga con regularidad, mi destino y mis contactos universitarios me llevaron a conocer al personal de un centro científico que se llamaba “El Pronóstico”.

Allí investigaban cómo los ritmos biológicos del cuerpo humano dependen de los cambios de factores astronómicos externos (las fuerzas gravitatorias y cambios diarios del tipo “luz-oscuridad”)

En este centro trabajaban científicos y profesionales en los campos de medicina, matemáticas, física, astronomía, personas de nivel de doctorado y profesores de la Universidad de San Petersburgo. También colaboraban los estudiantes entusiastas como yo.

Este centro estaba bajo jurisdicción de uno de los hospitales urbanos de la ciudad, por eso tenía acceso a los datos y estadísticas médicas (cantidad de ingresos al hospital, diagnósticos, muertes súbitas, ingresos después de accidentes etc.).

En el “Pronóstico” paré mi búsqueda.

Desde el primer contacto me sentí identificada con la gente que trabajaba allí. Ellos valoraban solo y únicamente los resultados objetivos.

En aquel momento (en 1992) yo estaba en la etapa “acrobática” de mis experimentos con el yoga. Prestaba mayor importancia a las formas de los asanas (posturas de yoga) intentando conseguirlas a toda costa.

Aunque mi dolor de espalda no se eliminó, yo practicaba casi todos los días agotándome en el proceso. Al dolor de espalda se añadió la sensación de presión constante en la zona de la glándula tiroides. Posteriormente comprendí que eso era el síntoma de los cambios a nivel hormonal.

No sé hasta dónde me llevarían mis primeros intentos en el yoga, si no hubiera conocido a aquellas personas. Todavía siento un profundo sentido de gratitud y nostalgia por aquellos momentos maravillosos.

En el centro hice varias formaciones: la cronobiología básica, reflexología humana, acupuntura, fitoterapia, paralelamente obtuve el título de “psicóloga-analítica” de la Universidad Europea de conocimiento humano (UNESCO).

Hice el curso para profesores de yoga.

Luego, en 1997 comencé a trabajar como profesora en el grupo para mujeres.

Todo esto, compaginando con mis estudios en la Universidad.

La verdad es que no sé como lo hice, pero lo hice.

Recuerdo aquellos años como una sensación continua de satisfacción, la que se siente cuando encuentras algo muy valioso. Cuando dices: “¡Wow! ¡Eso es lo que estaba buscando!”

Los estudios y el trabajo en el “Pronostico” me ayudaron comprender que el cuerpo humano es un sistema muy complejo, y no puede considerarse como algo que consta de los elementos aislados.
Todo depende de todo.

Y, en consecuencia, NO TIENE SENTIDO tratar y mejorar las “partes” de este sistema por separado.

SI NO CAMBIAMOS A TODO EL SISTEMA y empezamos a tratar algún órgano aisladamente, el sistema SIEMPRE va a volver a su estado original “enfermo”.

Y PARA CAMBIAR el sistema, necesitamos saber CÓMO FUNCIONA.

Esta cuestión fue el tema central de las investigaciones del centro “Pronóstico”.

Se procesaban las estadísticas clínicas y se concordaban con los cambios de las fuerzas gravitatorias y cambios diarios del tipo luz-oscuridad.

Al mismo tiempo se llevaban a cabo las investigaciones de los cambios fisiológicos en las personas que practicaban el yoga.

Años de estudios y de trabajo y la información que recibí en el centro me sirvieron como la base para mis observaciones e investigaciones posteriores.

Ahora, ya han pasado más de 2 décadas, yo he cumplido 45 años.

Sí, a veces enfermo, soy una persona viva y tengo un hijo de casi 6 años, que con la edad que tiene arrastra las “epidemias” y las trae a casa.

Pero (tocando la madera) no tengo enfermedades crónicas.

Nunca hice las intervenciones estético-cirúrgicas en mi aspecto.

Mi flexibilidad no es comparable con la que tuve a los 19 años. Ahora es muchísimo mejor.

Duermo toda la noche, aunque confieso, que a veces me despiertan los ronquidos de mi marido 🙄 (solo los exagerados, a los normales ya estoy acostumbrada y no les hago ni caso).

Fácilmente y SIN NINGÚN TIPO DE DIETA, mantengo mi peso corporal constante.

Recientemente hice una prueba de mis parámetros físicos (capacidad pulmonar, fuerza muscular etc.) y mi edad biológica corresponde a 22 años ( 😎 ).

Resumiendo, siendo objetiva, puedo decir que EL MÉTODO PARA MEJORAR LA SALUD Y PROLONGAR LA BUENA CONDICIÓN FÍSICA DEL CUERPO al que sigo desde hace 25 años, REALMENTE FUNCIONA.

Este método consiste en EQUILIBRAR y AJUSTAR CON NUESTROS RITMOS BIOLÓGICOS los 5 aspectos de la vida:

– FLEXIBILIDAD ARTICULAR –

– TONO MUSCULAR –

– ALIMENTACIÓN –

– RESPIRACIÓN –

– CAPACIDAD DE RELAJACIÓN –

PRACTICANDO el YOGA CORRECTAMENTE y ajustando la práctica y mi vida diaria a los cambios crono-biológicos mantengo mi condición física, la flexibilidad desarrollada y el tono muscular.

No hago ningún otro tipo de deporte.

Hablo de eso porque quiero disipar el concepto erróneo que tiene mucha gente que piensa que haciendo solo yoga no se puede tener músculos fuertes.

Por otra parte, el yoga me ayudó y me ayuda a conservar el equilibrio del sistema nervioso en momentos difíciles.

Por ejemplo, al inicio de mi maternidad. Mi bebé nació “bastante grande” (4.750 kg) y me despertaba para comer 3-4 veces cada noche a lo largo de casi un año entero.

Gracias al yoga, me recuperé rápidamente después del parto. Volví a practicar y enseñar cuando se acabó la cuarentena.

Ahora sé que el Yoga es un sistema muy potente.

Enfocándolo bien y concordando con los ritmos biológicos se puede mantener una buena salud durante muchos años.