Un círculo vicioso…. o… 3 errores comunes con posibles consecuencias irreversibles, que cometen las personas buscando la salud y la longevidad

Cuando una persona, por cualquier razón, decide empezar una vida más saludable, se enfrenta a una pregunta lógica: ¿Qué debo hacer?

Entonces comienza un proceso muy típico que suelo observar a menudo.

En búsqueda de la salud, la gente empieza a malgastar mucho tiempo y dinero, logrando resultados bastante exiguos.

Después de insistir algún  tiempo, pierden el entusiasmo y vuelven a su estado original con el que comenzaron.

En el primer capítulo de este curso, describí brevemente en qué consiste el método que sigo desde hace más de 20 años.

Para mejorar la salud y mantenerla en buen estado, es necesario sincronizar los ritmos biológicos internos del cuerpo, con la vida y hábitos diarios.

En concreto, armonizar los 5 aspectos de nuestra vida.

Mantener:

– La flexibilidad articular

– El tono muscular

– La nutrición apropiada

– El sistema respiratorio en buen estado

– No acumular estrés y saber relajarse

Sin dicha sincronización es imposible mejorar todo el sistema, es decir, nuestro cuerpo.

Como regla general, la gente actúa al contrario centrándose EN UN SOLO ASPECTO de su vida.

Y este es…

1. El PRIMER ERROR TÍPICO. Cuando se hacen esfuerzos EN UNA SOLA dirección.

Daré ejemplos concretos para que quede claro lo que quiero decir.

Según la noción popular sobre “la lucha con sobrepeso”, cuando una persona tiene este problema hay que hacer una dieta.

No importa de dónde salga esta dieta. Cuando las personas la empiezan, por regla general, olvidan completamente añadir el ejercicio físico y reducir los niveles de estrés. Y, es que, en muchos casos, el exceso de peso se debe a las “comilonas” abundantes después de la sobrecarga nerviosa.

Si después de estas dietas se logra bajar algo de peso, estos resultados se pierden rápidamente, tan pronto como uno regresa a su antigua vida.

Otro ejemplo típico. A menudo veo a personas corriendo por las aceras de las carreteras. La mayoría NO saben hacerlo. Yo soy ex deportista, sé CÓMO se hace correctamente. Veo enseguida a las personas novatas que deciden alcanzar una vida “más saludable” con este tipo de deporte tan poco adecuado.

 El entrenamiento en las carreteras es un tema “doloroso” para mí. No comprendo ni veo ninguna lógica en la inhalación de los gases de los tubos de escape, en lugar de aire oxigenado que tanto necesita el cuerpo en el momento de hacer ejercicio intenso. O sea, en estos casos  hay que olvidar para siempre el conservar nuestro sistema respiratorio sano.

Es muy habitual para un atleta-novato después de esas carreras llegar a casa y “tapar el agujero” del estómago con un buen “festín”. Su cuerpo no preparado para el ejercicio intenso, pide comida “a gritos”. Así obtenemos la sobrecarga física estresante para el organismo, que va a condicionar el exceso de calorías adicionales. El factor de nutrición adecuada esta olvidado.

Continuando con sus carreras sin técnica correcta, lo más probable, es que el corredor se enfrente a varios problemas. Las articulaciones rígidas, no preparadas para este tipo de carga empiecen a doler, especialmente las rodillas, luego se añade el dolor de espalda, etc. El final se intuye, las carreras se abandonan y todo vuelve a la normalidad.

El tiempo se ha perdido, el resultado es cero.

Tales ejemplos son infinitos.

Cada persona tiene SU PROPIA IDEA sobre COMO ES la vida más sana.

Suele actuar según esta idea cuando el dolor o el empeoramiento de su salud la ponen “contra la pared”.

2. El SEGUNDO ERROR COMÚN. Cuando la gente comienza a hacer cambios “de 0 a 100 kilómetros por hora”.

Si una persona tiene más de 40 años y durante todos estos años no hizo nada para llevar  un estilo de vida más saludable, PUEDE SER hasta PELIGROSO comenzar los cambios radicales “desde el lunes siguiente”.

Doy ejemplos concretos.

La lucha contra el sobrepeso, según creencias populares, empieza por privar el pobre organismo de calorías y sustancias vitales. Tales como por ejemplo lípidos, más conocidos como “grasas”. Las personas empiezan a consumir solamente alimentos bajos en calorías y con 0% de grasa.

Naturalmente, este tipo de medidas drásticas tienen muchas consecuencias, a veces irreversibles.

Por ejemplo, la exclusión de las grasas impide la absorción de vitaminas esenciales, tales como la A, E, D y K.

La deficiencia de estas vitaminas conduce a un deterioro más rápido de la apariencia: piel floja, cabello quebradizo, arrugas prematuras, tono de piel bajo etc.

Además las grasas SON NECESARIAS para la producción de muchas hormonas. Si limitamos sus cantidades en la dieta corremos el riesgo de producir trastornos en los sistemas hormonal y reproductivo.

Sólo el hecho, de que con un contenido de grasa en el cuerpo inferior al 12%, las mujeres pueden dejar de menstruar, nos indica los cambios irreversibles que pueden provocar semejantes dietas.

Para colmo, este tipo de productos “saludables” y bajos en grasas, generalmente son más caros.

Lo mismo ocurre con el ejercicio.

No se por que, las personas creen, que cuanto más intensa sea “la paliza” que se dan con el ejercicio físico, más salud alcanzarán.

Mientras tanto, el ejercicio excesivo con el cuerpo NO preparado podría dar lugar a graves consecuencias.

Como por ejemplo, el aumento drástico de la falta de oxígeno (hipoxia), que a su vez puede provocar aumento del tono vascular e incluso al espasmo de los vasos sanguíneos.

Esto dificulta el bombeo de la sangre a través de los órganos y tejidos.

El “motor” del corazón (el miocardio) comienza a experimentar una escasez de sustancias, de las cuales recibe la energía. Y, finalmente, el corazón sufre, no solo cambios transitorios, sino que también se forman los focos de microinfartos.

La sobrecarga física es especialmente peligrosa para las personas mayores de 40 años.

Según las estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salud) ¡¡¡ Las principales causas de muerte en todo el mundo son las ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES !!!

Es decir, si una persona NO TIENE enfermedades crónicas o genéticas ¡¡¡ MUERE de las SOBRECARGAS del corazón!!!

Paradójicamente, las personas en búsqueda de la salud gastan enormes cantidades de tiempo y dinero para comprar complementos deportivos caros y no piensan en CÓMO PROTEGER SU CORAZÓN.

Dudo mucho sobre los resultados que “alcanzan” aquellos atletas-novatos que corren por las carreteras o las personas que, de hoy para mañana, deciden apuntarse al gimnasio y se pegan “un palizón” en las clases de fitness o cardio-entrenamientos.  Este tema es particularmente relevante en la primavera, cuando comienza la famosa “Operación Bikini”.

Otro ejemplo.

En los últimos años, gracias a dios, cada vez insisten más en la importancia de combinar la alimentación sana con los deportes, pero como regla general, no mencionan nada sobre   el entrenamiento de la capacidad de relajarse.

 Si una persona tiene problemas para dormir o está con depresión, lo primero que hace es comenzar a BUSCAR MEDICAMENTOS que le ayudarán a deshacerse del insomnio y eliminar el estrés.

Y este es

3. EL TERCER ERROR. Abusar de medicamentos y diversos remedios, tales como complejos vitamínicos y bio-aditivos.

Este es el ERROR MÁS COSTOSO que cometen las personas mal informadas cuando deciden mejorar su salud.

No voy especificar los precios, los conocemos todos. Cada viaje a la farmacia nos cuesta un buen pico.

Ojalá, estos medicamentos se tomaran recetados por un médico (aunque también conocemos las “cercanas” relaciones entre las compañías farmacéuticas y los médicos, no voy a profundizar este tema).

Veamos los casos de automedicación que por desgracia ocurren más que a menudo.

El primer ejemplo. Los complejos multivitamínicos. Muchos de ellos, contienen una gran cantidad de un solo elemento (por ejemplo, vitamina A) y muy poca de otro (por ejemplo, Magnesio).

Los fabricantes suelen añadir dosis miserables de los elementos caros, lo que no les impide indicar la presencia de estos elementos en la etiqueta.

Como resultado, obtenemos SOBREDOSIS de un nutriente y CARENCIA de otro. Muy pocas personas prestan atención a esto.

Además, los nutrientes, según la forma en la que se presenten tienen diferentes efectos.

Ejemplo: el FOLATO (la forma natural) es UNA IMPORTANTE VITAMINA del grupo B, pero el ÁCIDO FÓLICO (la forma sintética), que se encuentra en la mayoría de los multivitaminínicos, según los últimos estudios realizados, aumenta el riesgo de cáncer, incluyendo el cáncer de mama en las mujeres.

Otro tema relevante sobre complejos vitamínicos.

Un amigo mío, médico (de esos con humor negro), dijo una frase muy ilustrativa, sobre el hecho de que nuestro cuerpo sencillamente NO ABSORBE muchos de los componentes sintéticos de las polivitaminas. Dijo: “Los que toman vitaminas caras, lo que obtienen es el encarecimiento de su orina…”

Los abusos de los medicamentos para el sistema nervioso pueden llevar a consecuencias más graves aun.

Muchos medicamentos “pa dormir” o “contra el estrés” tienen limitaciones en el tiempo de las tomas.

Como regla general, se pueden tomar durante varias semanas, después de eso las instrucciones, honestamente, advierten sobre larga lista de los efectos secundarios.

Pero ¿Quién lee estas instrucciones?

A menudo, estos medicamentos contienen sustancias estimulantes, o sea, DROGAS “permitidas” con un efecto psicoactivo “ligero”.

Me acuerdo de un caso que sucedió con mi suegra y que ilustra muy bien lo que quiero decir.

La mujer tiene ya más de 80 años y su  “dieta” incluye varias pastillas que toma a diario.

En uno de esos veranos muy calurosos, no la habíamos visto durante una semana entera.

Cuando vamos a visitarla, observamos que la abuelita estaba sentada en un rincón en el sofá, mirando a un punto fijo, reaccionando muy lentamente cuando nos dirigíamos a ella, pronunciando  mal las palabras …vamos… un cuadro 😯 ….nos asustamos mucho aquel día.

Averiguamos que una semana antes se quejó a una amiga suya de insomnio y depresión, y ella le aconsejó comprar unas ampollas,  que por cierto, se venden sin receta en las farmacias. Encontramos estas ampollas “mágicas” en su maleta-pastillero y resulta que el contenido incluía casi 80% de alcohol.

Por supuesto, junto con el montón de otras pastillas, las ampollas produjeron un efecto realmente “mágico”. La abuelita ya no se quejaba de falta de sueño ni de mal humor, estaba “colocadísima” y feliz 😆 … me río por no llorar. Menos mal que llegamos a tiempo y evitamos peores consecuencias.

Vuelvo a repetir que, aunque las instrucciones advierten sobre limitaciones para las tomas de antidepresivos, casi nadie lee las instrucciones. Lo habitual es que la mayoría se enfrenta luego a la ADICCIÓN Y LA DEPENDENCIA TOTAL de estos medicamentos. Cuando, se hace imposible dormir sin tomarlos y, peor aún, cuando uno necesita aumentar la dosis para que surja el efecto.

Todos los errores descritos, son tan comunes, que seguramente tú también habrás cometido alguno de ellos.

Yo hice todos y los repetí más de una vez durante mi época de “sanación activa”.

Ahora me considero muy afortunada de haber encontrado a las  personas que me dieron la oportunidad de descubrir la cronobiología y comprender EN QUÉ se basa el funcionamiento CORRECTO del cuerpo humano.

Para EVITAR LAS CONSECUENCIAS irreversibles NO SE PUEDE hacer experimentos PUNTUALES.

Hay que:

– Actuar CAMBIANDO POCO A POCO TODOS LOS ASPECTOS de la vida cotidiana –

– SINCRONIZAR CON LOS RITMOS BIOLÓGICOS –

Es la esencia del método que sigo desde hace más de 20 años.

Espero que mi experiencia y mis conocimientos que comparto contigo en este curso, CAMBIEN TU IDEA sobre la vida sana y TE AYUDEN a mantener las buenas condiciones físicas de tu cuerpo durante muchos años.