telomeros-y-yoga

Hoy en día, la ciencia conoce varios mecanismos del envejecimiento.

Uno de ellos, fue revelado hace unos pocos años.

El valor de este descubrimiento resulto ser tan grande que los científicos recibieron el Premio Nobel por él.

Ellos encontraron la relación entre el envejecimiento de las células y los extremos de los cromosomas, regiones de ADN, llamados telómeros.

Resulta, que los telómeros son similares a un reloj biológico interno con una cuenta atrás.

Con cada división celular, se acortan.

La longitud de los telómeros DETERMINA cuantas veces puede ser dividida una célula, o sea, LA LONGEVIDAD de la misma.

telomeros-yogaProfundizando en sus investigaciones los científicos también descubrieron que los telómeros de algunas personas se acortan más lentamente.

Sorprendentemente, en ciertos individuos de 80 años de edad los telómeros corresponden a los de 30.

Es más, resulta, que el principal factor que influye en la longitud de los telómeros es el ESTRÉS CRÓNICO.

Y aquí, los científicos recordaron el yoga.

La ciencia desde hace mucho tiempo confirmó el hecho de que el yoga NO SOLO ELIMINA las consecuencias, sino TAMBIÉN AUMENTA LA RESISTENCIA del cuerpo humano a los impactos estresantes.

A raíz de los últimos descubrimientos, se llevo a cabo una serie de experimentos con voluntarios.

Fueron guiados por Dean Ornish, un médico graduado de Harvard.

Él practicaba el yoga desde hace muchos años y colaboró con los científicos que descubrieron los telómeros.

Los 30 participantes del programa con edades entre 50 y 80 años hacían el yoga una hora al día, 6 días a la semana.

El experimento duró 3 meses.

Se midieron los niveles de telomerasa, una enzima, la que participa en la formación de los telómeros, al principio y al final del experimento.

Y resultó que su nivel se incrementó en un ¡¡¡ 30 % !!!

OFICIALMENTE fue CONFIRMADO el hecho de que el yoga REALMENTE RETRASA EL ENVEJECIMIENTO incluso a nivel celular.

Además, por supuesto, de nuevo fue registrada la disminución de los indicadores que caracterizan el estado de estrés.

Por ejemplo, los niveles de cortisol y la presión arterial.

Así fue confirmado lo que muchos practicantes de yoga sentían intuitivamente.

Imagínate ¿Cuánto queda por descubrir todavía?

Por ejemplo, algunos investigadores sugieren que es posible NO SOLO REDUCIR la velocidad con la que se acortan los telómeros, sino parar por completo este proceso, o, incluso hacerlo reversible estimulando su crecimiento y el rejuvenecimiento posterior.

Y

¿Si resultara que el yoga es uno de los remedios que activa este mecanismo fisiológico?

Para mí no sería una gran sorpresa  😛 .