Si para mejorar tu salud y forma física has elegido el yoga, estoy segura de que algunas veces TE HAS ENFRENTADO a UNA de las SIGUIENTES SITUACIONES CONFUSAS:

Ahora tienes que DECIDIR QUE TIPO DE YOGA vas a practicar

Intentas seguir un vídeo de internet o acudir a clases presenciales y NO PUEDES EJECUTAR ni la mitad de los EJERCICIOS tal y como los demuestra el monitor

A pesar de que PRACTICAS CON REGULARIDAD, NO NOTAS NINGÚN AVANCE significativo. Es más, a veces llega un momento en el que empiezas a sentir que TU CUERPO “SE RESISTE” rotundamente a los ejercicios que realizas

Numerosas escuelas publican en Internet y en los medios de comunicación centenares de fotos y vídeos con personas hermosas mostrando posturas increíbles.

Estas escuelas son tan diferentes entre sí que a menudo, lo único que las une es sólo la palabra “yoga”.

Sé perfectamente lo difícil que es decidir cuál de estos tipos de yoga te conviene.

Si eres novato, lo más probable, es que te sientas inseguro y perdido entre tanta variedad de oferta.

Y tu caso no es único.

La GRAN MAYORÍA de los principiantes, tratando de hacer la elección correcta EMPIEZAN a PRACTICAR “AL AZAR”, siguiendo al primer profesor o vídeo en Internet que les “entre por el ojo”.

Yo también estaba en esa misma situación cuando empecé mi camino en el yoga (en año 1991).

En aquellos tiempos después de numerosos intentos, no siempre exitosos y seguros, LLEGUÉ a ciertas CONCLUSIONES IMPORTANTES:

En primer lugar

s

NO ES NORMAL CUANDO los EJERCICIOS que te ofrecen SON INALCANZABLES PARA TI debido a su complejidad y a la gran diferencia entre tus niveles de flexibilidad y del monitor.

En segundo

s

HAY QUE EVITAR ESTA PERDIDA de TIEMPO, errores y ensayos inútiles.

Es completamente real desde el primer momento, elegir un enfoque correcto para la práctica o elegir una escuela adecuada.

PERO … para ello …

ANTES de TOMAR CLASES de YOGA, te aconsejo que CONSIDERES dos puntos importantes o mentalmente pases a través de DOS ETAPAS:

 

1. En la primera

Tienes que TOMAR CONCIENCIA, siendo muy OBJETIVO, de tu ESTADO FÍSICO:

tu edad, flexibilidad, estado de salud inicial y la presencia o ausencia de cualquier tipo de patologías o lesiones.

En esta etapa tienes que determinar A CUÁL DE LOS DOS SIGUIENTES GRUPOS de personas PERTENECES:

Tienes 20-30 años de edad y DURANTE TU NIÑEZ hacías regularmente danza, gimnasia o cualquier otro ejercicio relacionado con FLEXIBILIDAD EXTREMA.

En este caso SI tienes muchas posibilidades de poder ejecutar secuencias “acrobáticas” de yoga, que incluyen posturas muy complejas.

Tienes más de 20 años y NUNCA HAS HECHO LOS DEPORTES MENCIONADOS.

En este caso TIENES QUE SER CONSCIENTE de que incluso practicando a diario el yoga INTENSIVO, nunca podrás desarrollar una flexibilidad semejante a la que poseen las personas involucradas en esto desde la infancia.

 

2. En la segunda

Tienes que decidir ¿QUE ES LO QUE TE IMPORTA MÁS?

u

SORPRENDER a un par de amigos (o a ti mismo) ejecutando una de esas posturas de yoga vistosas y complejas

u

CONSERVAR TU PROPIA SALUD durante muchos años

 

Si perteneces al grupo de mayores de 20 años que NO HAN ENTRENADO la FLEXIBILIDAD en su INFANCIA y decides intentar aprender asanas espectaculares, mentaliza te desde el principio que con una probabilidad casi del 100% NUNCA ALCANZARAS ESE OBJETIVO.

 

ESTA ES la AMARGA VERDAD que suelen silenciar las escuelas de yoga muy “comerciales”, que pretenden “encantar” a los potenciales adeptos con bellas imágenes mostrando poses inimaginables.

… Y aquí puedes parar de leer si sigues convencido de probar los estilos “acrobáticos” de yoga …

Te deseo mucho éxito y, sobre todo, conservar tu salud … créeme … me alegraré sinceramente si estos deseos se hacen realidad en toda su extensión …

Ahora bien …

Si LO PRIMERO que quieres antes de empezar con yoga es ESTAR SEGURO de APROVECHAR LA PRACTICA para MEJORAR la condición de tu CUERPO y MENTE, en vez de empeorarlo, entonces te felicito.

No necesitarás varios años de experimentos fallidos con tu propio cuerpo.

Has llegado a un postulado que determina la practica segura.

En el yoga se llama Ahimsa, significa “no-violencia”, y se refiere sobre todo a no hacerse daño a sí mismo.

Ahimsa (no hacerse daño a sí mismo) CONDICIONA RESULTADOS BUENOS y positivos.

Te lo puedo afirmar con toda la seguridad.

Practico el yoga desde 1991 y lo enseño desde 1997.

Es más, desde 2006 enseño en una clínica de fisioterapia, donde a mis clases acuden alumnos con una variedad de problemas, incluso después de una práctica fallida.

Créeme, durante todos estos años que llevo en el “mundo del yoga”, vi a personas traumatizadas de por vida después de un enfoque equivocado.

Me produce mucha lástima conocer este tipo de casos y saber que se podrían haber evitado.

Para mí misma, no era fácil encontrar un camino correcto.

El mundo del yoga es muy autoritario.

Muchas escuelas, en especial las más comerciales, siguen ciegamente en la dirección, que define su líder.

Pasé por algunas de estas escuelas, así que sé perfectamente lo que digo.

Al final tuve suerte.

Durante mis estudios universitarios, me encontré con profesores bien formados y cuerdos.

Ellos me ayudaron COMPRENDER y DEFINIR COMO PRACTICAR correctamente.

Y, por supuesto, muchos años de experiencia en la enseñanza han contribuido aún más de valor.
 

Ahora sé que el Yoga es un sistema MUY POTENTE y que ENFOCÁNDOLO BIEN se puede mantener una buena salud durante muchos años.