yoga-y-dolor-de-espaldaEn este artículo, quiero descubrirte dos criterios importantes para valorar la profesionalidad de los consejos sobre como deshacerse del dolor de espalda.

El tema es tan popular que, seguramente, cualquier persona en algún momento de su vida fue participe de este.

Dolor de espalda.

¿Quién no lo tuvo?

Incluso las personas entrenadas y sanas algunas veces sufren estos dolores.

El problema es común, pero la gente reacciona a ella de una manera muy diferente.

Algunos de inmediato comienzan a tragar pastillas calmantes. Otros acuden a la consulta de un terapeuta o traumatólogo. Terceros buscan métodos alternativos de tratamiento, tales como osteopatía, acupuntura etc.

También se sabe que un gran número de personas pretenden aliviar estas dolencias de espalda con ejercicios físicos.

A mi me piden a menudo recomendar algunos asanas de yoga.

Hay una multitud abrumante de consejos, artículos, videos en Internet, televisión, revistas, etc..

Muchos de ellos aseguran librarte del dolor de espalda en unos pocos minutos 😯 .

A mí, que soy profesional en preparación física, todas esas promesas de marketing me parecen muy extraños, y en algunos casos incluso peligrosos.

Me pongo en el lugar de las personas inexpertas y comprendo lo difícil que les resulta navegar por esta corriente de consejos de “sanación al instante”.

Por eso he decidido especificar dos criterios importantes para determinar hacer o no hacer aquellos ejercicios que te aconsejan para eliminar dolor de espalda.

Bien.

Empiezo diciendo que todos los casos de dolor de espalda son únicos.

Sin embargo, existen técnicas comunes aplicables en situaciones similares.

Yo, por ejemplo, para determinar qué ejercicios te puedo aconsejar, necesito saber una cosa muy importante.

Y es ¿Donde EXACTAMENTE está localizado el dolor?

En realidad, decir “tengo dolor de espalda,” es NO DECIR NADA.

Imagina, que estás en la consulta de un médico. Tú le cuentas tu problema e inmediatamente el comienza a averiguar: cuales son los síntomas, donde localizas el dolor, desde cuando te duele, si se te duermen las extremidades etc.

Y todo eso te parece normal. De hecho, cuantas más preguntas te hace, más profesional piensas que es.

Pero ¿Por qué crees que es lógico realizar algunos ejercicios, que se llamen sencillamente y sin pretensiones “pa dolor de espalda”?

El primer criterio para evaluar la adecuación de recomendaciones:

1. El autor o fuente de las recomendaciones tienen que ESPECIFICAR el área de la espalda sobre el que actúan los ejercicios.

Te doy un ejemplo. La espalda se puede dividir en varios “segmentos”:

  • La parte superior (Zona cervicobraquial) – cuello, músculos trapecio, hombros.
  • La parte media (Zona dorsal) – omóplatos, debajo de los omóplatos.
  • La parte inferior (Zona lumbar) – de cintura para abajo, el sacro.

Antes de seguir las recomendaciones de otra persona, siempre debes primero evaluar la fuente, que te pretende asesorar.

¿Especifica o no el área de dolor?

Una vez más, quiero hacer hincapié en que decir “tengo dolor de espalda” es NO DECIR ABSOLUTAMENTE NADA.

Consecuentemente, seguir las instrucciones generalizadas, tales como “ejercicios para dolor de espalda” no tiene ningún sentido y es una pérdida de tu tiempo.

Ahora, basándose solo en los títulos de artículos o vídeos ya puedes evaluar la profesionalidad y el nivel de la formación del autor.

El siguiente criterio se aplica al contenido de las publicaciones.

En esta parte compartiré mis emociones contigo sobre el tema.

A menudo, me sorprende lo lejos que pueden llegar las personas en sus intentos egocéntricos de demostrar a los demás que tienen capacidades corporales o mentales superiores de lo normal.

Y, en ocasiones, es bueno. Ayuda conseguir respeto y posición en nuestra sociedad.

Pero en nuestro caso es peligroso e inadmisible.

Me explicaré mejor.

Imagen 1

A veces, cuando veo estos videos o leo los artículos con fotos bonitas y los ejercicios que recomienda el autor, tengo un diálogo interno muy emocional (e involuntario 😀 ) que consta de las frases como esa: “Bien, estoy de acuerdo, en paschimottanasana (Imagen 1) una persona tan flexible como tú se le ve muy bien y súper bonito. Claro que sí, sorprende que alguien puede doblarse por la mitad….”

Y, es que, luego dan ganas de gritar a través del espacio multidimensional de Internet a los creadores de las semejantes obras maestras: “Pero ¿Qué tienen que ver estas acrobacias con los ejercicios para aliviar el dolor de espalda?

Mi consejo y el segundo criterio para la valoración de las propuestas de ejercicios “analgésicos”.

2. Si te das cuenta que LA MAYORÍA de los ejercicios son difíciles para ti y no puedes realizarlos EXÁCTAMENTE tal y como lo hace el autor de secuencia, significa que este método NO TE CONVIENE.

¡¡¡ Este criterio es MUY IMPORTANTE !!!

No trates de saltar por encima de tu cabeza.

Por desgracia en el yoga y en el mundo de entrenamientos físicos también existe intrusismo profesional.

Cuando las personas mal preparadas intentan enseñar, dar clases, curar aplicando métodos, dios sabe de donde sacados.

Por lo general son personas sin experiencia.

También pueden ser ex deportistas, acróbatas o gimnastas etc. (Lee mi artículo ¿Como elegir un profesor de Yoga? 4 criterios importantes.) Su mayor problema es que les resulta difícil ponerse en el lugar de una persona con dolencias o la que no está preparada para las cargas, que a ellos mismos les parecen normales…

Espero que mi artículo te ayude a orientarte entre tanta variedad de recomendaciones y sugerencias para dolor de espalda.